March 10, 2010

Volví a soñar con la misma persona: Me miraba agradecido desde su lecho, lo rodeaban sus seres queridos y yo, perturbada, sabía que el trabajo no estaba terminado.

Él me pedía que siguiera, pero lo cierto es que soy cobarde hasta en los sueños y sólo me atreví a abrirle el cráneo: Debía sacarle el cerebro y clavarle una estaquita en la médula, la visión me mostraba que al hacerlo finalmente acabaría la posesión. Una luz potente, y no había muerte pero sí mi indecisión.

Quedará para el próximo sueño, todavía dejo que me gobierne esta lógica mie(r)dosa del mundo

3 comments:

chimiboga said...

pero si abrirle el craneo era lo mas fuerte! el resto ya es pan comido
beso!

Licenciado Demencia said...

Es una pesadilla hermosa, perdón por decir esto de algo que te angustia. Y es una pesadilla por que en los sueños ese tipo de sensaciones, como la indecisión de la que vos hablas, es insoportable, agobiante. ¿Terminara bien este sueños? Manteneme al tanto.

Mina said...

Va a terminar bien seguro porque ya sé lo que tengo que hacer: Cuando mi psiquis esté lista terminaré de 'exorcisar' a la persona de mi sueño y veré qué me depara el destino...